Un día después


Artistas participantes: Beatriz González, Rosemberg Sandoval, Miguel Ángel Rojas, Antonio Caro, Alex Rodríguez, Leonardo Herrera, Leyla Cárdenas, Icaro Zorbar, Beatriz Eugenia Díaz, Liliana Sánchez, Wilson Díaz.

Abrir un dialogo colectivo desde las artes visuales, sobre un momento decisivo para el país, marcado por la adversidad e incertidumbre de una coyuntura social, política y ambiental es imprescindible, pues como señala la teórica cultural Nelly Richard: “el arte no borra el conflicto pero puede hacer una reparación simbólica por su dimensión metafórica, haciendo visible o restituyendo la validez de problemáticas sumergidas en el olvido o la insignificancia.”  

El arte como medio de vinculación con un contexto, tiene la capacidad de generar conversaciones, revelar realidades, establecer conexiones y suscitar experiencias. Un día después se concibe como un espacio de dialogo, de intercambio de ideas y vivencias viscerales que reúne diversas interpretaciones críticas sobre la realidad colombiana. Despliega maneras de comprender los múltiples aspectos de una sociedad polarizada, en transición y afectada por una sensación de desasosiego en parte generada por las políticas (o falta de ellas) de los gobiernos de turno. Asimismo contrasta discursos e imágenes que cuestionan y seducen al espectador, a la vez que manifiesta las sensibilidades de los artistas con respecto al momento actual y sus complejidades.

Los trabajos de un grupo multigeneracional de artistas/pensadores/investigadores, al poner sobre la mesa las dificultades y desafíos ambientales, territoriales, culturales, sociales y políticos, propios de una etapa de transición, no solo pone en evidencia la fragilidad de la vida, también visibiliza los retos inherentes a la “gobernanza” de una nación. Más allá de incitar debates y brindar nuevas miradas a hechos del presente y pasado inmediato, la muestra propone una conversación que se aleje de un lenguaje escaso y radical, y que por el contrario, ponga el foco en el uso de un “lenguaje condicional para que ayude a ver matices, complejidades, variaciones, probabilidades e imprevistos”[1] de una realidad cambiante.   

                                                                              Paula Bossa


[1] García Villegas, M. (30 de junio de 2018). En defensa del condicional. El Espectador.  Recuperado de  https://www.elespectador.com/opinion/en-defensa-del-condicional-columna-797386