Icaro Zorbar

1977, Bogotá

La práctica artística de Icaro Zorbar abarca diferentes campos, investigando la creación de máquinas híbridas, hechas con piezas nuevas, viejas y encontradas, con tecnologías actuales y obsoletas, fracturadas y transformadas por el paso del tiempo. Icaro dirige nuestra atención a dispositivos de reproducción (tornamesas, proyectores, pantallas, sistemas de sonido) y a su curiosa habilidad para congelar el tiempo por un tiempo indefinido, mientras que la electricidad lo permita. Pero los gestos sutiles de sus piezas sugieren que al congelar el tiempo siempre hay variaciones en los sonidos y las imágenes. Polvo, alteraciones de calidad, ruidos inesperados, imperfecciones, pequeñas fallas, que inevitablemente evocan la nostalgia. Mezclando sus vivencias personales con sus referentes literarios y cinematográficos, Zorbar profundiza en la relación que establece el hombre con aquello que lo rodea y transforma, que lo alienta o limita, posibilitando una multiplicidad de lecturas en distintos niveles. Todas ellas capaces de transmitir la falibilidad, aquel rasgo que subyace a toda acción humana.

“Zorbar invita al visitante a contribuir, a “atender” sus instalaciones, concediéndole el poder de determinar qué tanta vida activar en cada pieza y por cuánto tiempo. Nos invita a estar ahí y nos recuerda que nuestra atención guiará las emociones que saldrán de estas máquinas simples, materiales y aparentemente inertes.”

Paula Bossa

Icaro Zorbar Obras