1. 2. 3. Lanzamiento de un grabado


La conjunción de diversas temporalidades, técnicas y signos le han permitido a Antonio Caro construir una simbología propia; en esta oportunidad, las nuevas variaciones de su obra Maíz reintroducen al contexto actual este símbolo/planta que con el paso del tiempo no cesa de adquirir connotaciones. “La continentalidad del maíz”, como es descrita con precisión por el artista, se hace presente en las cajas con rodillos de cerámica y sus impresiones en achiote, al igual que en la cenefa que ocupa una de las paredes de la sala. Emblema indígena, sustento y base alimentaria de todo un continente, el maíz está presente a lo largo y ancho de América. Al apropiarlo, Caro desarrolla una obra con la que ha buscado suscitar las más distintas reflexiones en cada espectador; después de todo, es en la iterancia que yace uno de los rasgos más significativos de su obra: los flashbacks o la evocación simultánea de momentos.

1. 2. 3. Lanzamiento de un grabado, no solo resulta del interés de Caro en las culturas precolombinas y su reencuentro con la planta del maíz en 1980 en Cuiabá, sino también en las cualidades de la obra gráfica y su proceso; al obviar partes del tallo y la raíz, la planta común inició entonces su recorrido por lo simbólico. Así, aunque en su obra se habla a menudo de repetición, su proceso quizás esté mejor señalado en la prueba de artista: en la exploración incansable de aquello que cada símbolo es capaz de comunicar en sí mismo.