Quien tenga ojos para ver vea


Casas Riegner se complace en anunciar la apertura de la exposición Adolfo Bernal: “Quien tenga ojos para ver vea”, la primera muestra individual póstuma del artista conceptual antioqueño Adolfo Bernal (1954-2008), la cual reúne una selección de obras textuales sobre diversos soportes producidas entre 1975 y 1987, con el fin de dar a conocer una de las facetas más características de la producción artística de “uno de los artistas más ricos y menos estudiados del arte colombiano.”[1]

La historiadora de arte estadounidense, Gina McDaniel Tarver, en su profundo análisis de los inicios del arte conceptual en Colombia sostiene que – durante la década del 70- artistas como Antonio Caro, Bernardo Salcedo, Jorge Posada y Adolfo Bernal, entre otros, optaron por producir un arte a favor de la comunicación que al valerse de técnicas y formas novedosas nunca antes vistas en Colombia, relegaba el componente estético, enfatizaba aspectos lingüísticos y planteaba una nueva relación del espectador con la obra[2]. Como bien lo sugiere McDaniel Tarver, el campo de la plástica en Colombia durante la década del 70 fue testigo del nacimiento de un arte nuevo y en ocasiones radical que indudablemente ha marcado el desarrollo del arte contemporáneo en nuestro país. Esclarecer y visibilizar estos procesos y sus agentes transformadores supone una tarea necesaria, dada la escasa información publicada sobre el tema del arte conceptual colombiano y su evolución.

La muestra Adolfo Bernal: “Quien tenga ojos para ver vea” nace de una revisión exhaustiva del archivo personal del maestro Bernal, motivada por un profundo interés por estudiar y dar a conocer su valioso legado artístico principalmente desarrollado fuera del espacio galerístico, el cual comprende intervenciones urbanas a gran escala, instalaciones, acciones, obra objetual, impresos urbanos textuales y abstractos, además de obra gráfica y sonora. De carácter efímero, anónimo, seriado y urbano, la producción de Bernal, si bien variada y multifacética, se ha llegado a caracterizar por su estrecho vínculo con la palabra; un lazo proveniente de su fascinación con la poesía y su profundo entendimiento del diseño gráfico y la comunicación visual.

La muestra busca destacar el trabajo textual de Bernal y enfatizar la fascinación del artista con la literatura al presentar un corpus de trabajo que, dispuesto de manera cronológica, plantea un recorrido íntimo por su poesía, la cual se vale de pocos recursos lingüísticos para reflexionar de manera profunda y elocuente sobre temas existenciales. El espectador verá la concentración progresiva del pensamiento poético materializado en carteles de una y dos palabras, a la vez que la escala del contenido y el soporte se acrecientan para convertirse en espacio catalizador de “asociaciones semánticas”. Si bien la palabra inicia operando dentro de un contexto personal e íntimo, a lo largo de la muestra vemos que la misma se explaya, cambia de soporte y se ubica en un contexto urbano y público de manera anónima y clandestina. Al efectuar esa transición de contexto, la intención de afectar al perceptor y despertar en él/ella el deseo de descifrar el sentido de la palabra para luego construir nuevas conexiones permeadas por memorias y experiencias personales, ratifican el propósito modificador de Bernal, quien por medio de sus palabras visuales inscritas en la ciudad y en ocasiones insertadas en el espacio galerístico, buscaba alterar el diario vivir de sus habitantes y replantear su relación con la urbe.

Adolfo Bernal nace en Medellín en 1954, la misma ciudad que lo ve partir en febrero de 2008. Estudió Comunicación Social y Diseño Gráfico en la Universidad Pontificia Bolivariana, así como grabado y dramaturgia en la Habana, Cuba. A lo largo de su vida ejerció como docente de Diseño, Arte y Arquitectura en múltiples universidades de la ciudad de Medellín; Realizó numerosas exposiciones individuales en espacios como la Galería de la Oficina, la Alianza Colombo Francesa y el Museo de Arte Moderno en Medellín, además del Centro Colombo Americano y Lugar A Dudas en Cali, entre otros. Bernal participó en repetidas ocasiones en Salones Regionales y Nacionales de Artistas en Colombia, destacándose su propuesta “Caballos de Hierro-No lugar a Lugar”, una intervención en las ruinas de los Ferrocarriles de Antioquia, en el marco del VIII Salón regional de artistas, zona Antioquia, en 2007. Fueron relevantes también sus participaciones en exposiciones colectivas como el Salón Atenas en 1979 o la exposición Itinerante “Arte para los años ochenta” curada por Álvaro Barrios.

Una de las últimas y más relevantes muestras públicas de su trabajo se dio durante el encuentro internacional de prácticas artísticas MDE07 en la ciudad de Medellín, evento en el cual su obra fue eje y protagonista. Internacionalmente participó en eventos de la talla de la Bienal de la Habana en 1986, la V Trienal de la India en New Delhi en 1982, también en la Bienal de San Juan del Grabado Latinoamericano y del Caribe en Puerto Rico, así como en exhibiciones colectivas itinerantes de artistas colombianos en las ciudades de Miami, Washington, Boston y Riverside. Curaduría:

Paula Bossa

[1] Efren Giraldo Quintero, “El Espacio de todos. Coordenadas. Historias de la instalación en Antioquia” en Coordenadas, Historia de la Instalacion en Antioquia, Homenajes MAMM, (Medellin: Museo de Arte Moderno de Medellin, 2014), 91.

[2] Gina McDaniel Tarver. 2008. Intrepid Iconoclasts and Ambitious Institutions: Early Conceptual Art and its Antecedents, 1961-1975. Tesis de Doctorado, University of Texas at Austin: Pro Quest/UMI 2008, pg. 5.