Días enteros con los ojos cerrados


Una línea de alambre que sugiere una trayectoria, una serie de estructuras que además de delimitar el espacio vacío entre ellas, contienen dibujos, proyecciones y objetos. Al llamar la atención sobre diversos flujos, relaciones e intercambios, son estructuras que enuncian la potencialidad del encuentro. “Durante los últimos años, mi trabajo ha ido lentamente convirtiéndose en una experiencia de vinculación con personas; la conversación franca y los testimonios escritos por terceros han sido mi materia prima para producir imágenes y proponer maneras de acercarse a ellas”, señala la artista.

Influenciada además por su contacto con la danza, Rita Ponce de León crea una instalación que, de diversas formas, interpela al cuerpo. Una obra que invita al espectador a que se incline, a que se siente, a que reflexione sobre su corporeidad. Su misma forma de ilustrar el cuerpo señala que se trata de un organismo abierto, conectado al espacio, a su aire, a todo lo que lo habita.

Días enteros con los ojos cerrados pone sobre la mesa diferentes relaciones: entre una persona y otra, una persona y el espacio, una persona y los elementos de la naturaleza. La danza Butoh, otro de los referentes de la artista, plantea que ese converger se facilita mucho más al recuperar “el cuerpo que nos ha sido robado”, al ser consciente con todos los sentidos del contacto que se tiene con otros. El sencillo ejercicio de cerrar los ojos, acción que activa otras formas de percibir el espacio, quizás sea un buen primer paso.

Rita Ponce de León (Lima, 1982) estudió Artes Plásticas en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda en México D.F. Sus exposiciones individuales más recientes incluyen: David, Sala de Arte Público Siqueiros, México D.F., 2012; Piso porque creo en el suelo, Museo de Arte Moderno, México D.F., 2012; y He decidido bifurcarme, Centro Cultural Border, México D.F., 2011. Entre sus múltiples exposiciones colectivas destacan: The Ungovernables, New Museum Triennial, Nueva York, EEUU, 2012; y The Mistery of Intersecting Paths, Universidad de Arte de Braunschweig, Alemania, 2012.