Danilo Dueñas

1956, Cali

Las obras de Dueñas no son pensadas previamente; el proceso creativo del artista surge sin tener un conocimiento previo del producto final, el cual se basa en la racionalidad y la intuición. Por una parte, la escogencia de materiales como llantas, vigas de madera, pedazos de fórmica, cenefas, puntillas, tubos de neón y tablas, entre otras cosas, surge espontáneamente; sin embargo, el ordenamiento y la clasificación de los objetos dentro de la obra es un proceso racional, en donde las características propias de cada material son tomadas en cuenta. “El pensamiento se da en la obra” afirma Dueñas, quien se deja seducir por la cualidad de los objetos que utiliza y que su vez originan las obras. Al rendirse ante la belleza de los objetos ordinarios, Dueñas procede a manipular el objeto y a transformarlo tanto física como conceptualmente, pues el artista extrae el objeto de su contexto original y lo inserta dentro de un marco estético, otorgándole un nuevo significado.

“En los noventa Dueñas optó por una forma peculiar de instalar sus trabajos que, a partir de entonces, le ha permitido subvertir las leyes de la museografía –así como cuestionar el aparato institucional en que se hallan inmersas-, consiguiendo mantenerse ajeno a trampas y seducciones que, finalmente, buscan controlar al artista y su obra.”

Carmen María Jaramillo

Danilo Dueñas Obras