Beatriz González

1932, Bucaramanga

Una de las artistas vivas más importantes de Colombia, Beatriz González ocupa un puesto central en la historia del arte contemporáneo colombiano. Tan temprano como 1962, empezó a reinterpretar las obras más icónicas del arte occidental como un medio para reflexionar sobre las formas en que la alta cultura era asimilada en un país subdesarrollado como Colombia. Elaboró un lenguaje visual único que se alimenta de su fascinación con la noción de “gusto” y con base en el uso de imágenes encontradas, una paleta de color atrevida y las creaciones de composiciones planas usualmente llevadas a cabo en soportes inusuales como muebles, cobertores de cama y cortinas de gran tamaño. Su perspectiva única de la cultura popular y la política en Colombia dio lugar a la configuración de una voz artística que ha resonado a través, y más allá, del mundo del arte.

“Más allá de la domesticidad aparente de muchas de las obras de González, o quizás precisamente en esa misma domesticidad, su obra respira un destino inevitable hacia su vocación testimonial; pero no hacia la pintura de grandes sucesos y de heroicas acciones comúnmente conocida como pintura de historia, sino hacia una pintura doméstica, alimentada por la historia común, comunitaria; una pintura que concebiría la historia, justa y radicalmente, como uno de nuestros asuntos domésticos y, con ello, también trágicos.”

Luis Pérez-Oramas

Beatriz González Obras