2018 – TIMELINE | Apología a lo perecedero

IMG_2562 copia

Concluyendo el ciclo expositivo TIMELINE, Apología a lo perecedero pone en escena el trabajo de María Fernanda Cardoso y Danilo Dueñas a fin de explorar las diversas maneras en que ambos artistas enaltecen la materialidad de la obra plástica para otorgarle un carácter poético. En tanto que se abandonan al material perecedero y a su fuerza, Cardoso y Dueñas logran renovarlo, perpetuando su vida transitoria en obras de carácter minimalista cargadas de significado. Guiados por concepciones de orden muy particulares, sus procesos de transmutación material no solo relatan historias específicas, también expresan su posición frente a la vida. En concordancia con los lineamientos de TIMELINE, dicha exposición recoge diversos momentos de la práctica de cada artista, construidos y articulados en el ejercicio de una revisión cuidadosa de su obra.

La experimentación material —derivada en la formalización de dibujos, esculturas, instalaciones y obras de arte público— sumada a procesos de investigación rigurosos, a la observación minuciosa de su contexto y a un profundo interés en la morfología, distinguen la práctica artística de María Fernanda Cardoso (Bogotá, 1963). Su atracción por el complejo mundo de la naturaleza la ha llevado a examinarlo desde sus cualidades formales, configurando obras de gran belleza que evidencian las conexiones y tensiones entre naturaleza y cultura. La acumulación, repetición y organización geométrica de elementos de tipo biológico, orgánico, etnográfico y sintético para la creación de piezas escultóricas e instalativas de alto impacto visual que exploran temas como el ciclo de la vida, la muerte, la sexualidad y el legado cultural colombiano, marcaron los primeros veinte años de su producción artística.

Proyectos como el Circo de Pulgas Cardoso (1994-2000) y posteriormente el Museo de Órganos Copulatorios (2008-2012)—ambos basados en la pulga como objeto de estudio—señalaron la unión armónica entre arte, biología y microscopía, anunciando la utilización de modos de representación novedosos y sofisticados como los modelados 3D, las impresiones digitales y las piezas audiovisuales de gran impacto visual y sensorial. Su profunda inquietud por la complejidad y diversidad de los órganos reproductivos de los animales, al igual que temas relacionados con la supervivencia y reproducción del reino animal, han distinguido los últimos diez años de su práctica.

Un archivo visual y dos maquetas arquitectónicas de la pieza de arte público While I Live I Will Grow (2014-2018) instalada cerca del Sydney South Hospital en la comunidad de Green Square, se convierten en el eje estructurador de su presentación de TIMELINE. Conformada por arboles australianos botella y bloques de arenisca cuidadosamente ubicados en forma de espiral que sirven como lugar de reposo y contemplación para los habitantes de Green Square, la pieza se erige como símbolo de vida, crecimiento y sanación. Sus antecedentes se remontan a Dibujos de maíz germinado (1989) y Espiral de tusas (1989), series en las que predominan la experimentación con la mata de maíz o la tusa disecada, al igual que la organización meticulosa y repetitiva del material. Con aire de vestigio arqueológico —acentuado por los bloques de roca sedimentaria dispuestos en forma de espiral logarítmica, uno de los símbolos universales más antiguos— la estructura despliega fundamentos conceptuales que, desde hace más de tres décadas, cimentan la práctica de Cardoso; con ello, la artista proclama la importancia de exaltar las múltiples formas de vida que habitan nuestro planeta.

El lenguaje abstracto de Danilo Dueñas (Cali, 1956) condensa su entendimiento de la vida y postura frente al mundo. Su abstracción no niega ni reduce, al contrario, acoge y enaltece la realidad desde una materialidad aparentemente perecedera que ha sido inundada de significado para luego convertirla en materia prima de sus pinturas construidas. Desde mediados de los años 80, Dueñas optó por celebrar la vida desde un arte abstracto fundamentado en el gesto constructivo. En su propuesta para TIMELINE, esa exaltación de la vida a través del arte acontece en consonancia con los planteamientos del Beato Franz Jaegerstaetter, figura de gran importancia cuya significación simbólica impregna cada una de las obras expuestas. Abarcando más de treinta años de carrera, Jaegerstaetter Amidst Works, no solo revela la habilidad de Dueñas para interpretar el espacio expositivo y destapar la luz inmanente de los materiales en desuso, sobre todo manifiesta con vehemencia la espiritualidad católica del artista.

El enunciado “Jaegerstaetter Amidst Works” marca el acceso al espacio expositivo. En el espacio prevalecen los colores blanco y negro al igual que la presencia de la madera y la ubicuidad de la forma rectangular. La palabra, un elemento conceptual utilizado por Dueñas para referirse al hombre, adquiere un protagonismo especial en The Life of Painting (2001-2018). Este plano pictórico blanco y luminoso estampado con el nombre St. Radegund circunda una pequeña caja con fragmentos de madera que, como sugiere el título, alude al alma de la pintura, a ese universo denso conformado por una multiplicidad de capas de material y pensamiento. St.Radegund, no solo describe el lugar de nacimiento de Jaegerstaetter, también es el nombre de una princesa francesa fundadora de la abadía de Poitiers canonizada en el siglo IX d.c. Así, el hombre, el alma, y la pintura convergen en The Life of Painting, una suerte de prefacio pictórico de la exposición, que al referirse al propio Jaegerstaetter, a la importancia de la pintura y al habitar del alma en ella, expresa la individualidad de Dueñas.

El plano pictórico rectangular que caracteriza The Life of Painting es reiterado a lo largo de toda la muestra en obras de mediana y gran escala —realizadas entre 1987 y 2018— que exhiben superficies de texturas variadas. La contundencia del rectángulo adquiere un carácter sagrado en Altar Mayor (2018), una estructura en fórmica negra suspendida del techo representando el altar mayor de la Catedral de Colonia sobre la cual reposa una vasija de vidrio con dos rosas rojas encarnando la consciencia del ser humano por medio del mártir Jaegerstaetter y su esposa Franziska. El retrato fotográfico de Jagerstaetter, situado próximo al altar y ubicado en el centro del espacio expositivo, no solo se convierte en eje visual y conceptual de la muestra, también se vuelve fuente de luz que esclarece el pasado y presente artístico de Dueñas.

Agrupando obras inéditas y tempranas de María Fernanda Cardoso y Danilo Dueñas que gracias a su apertura formal y material se enriquecen entre sí de manera indefinida, Apología a lo perecedero rinde tributo a la vida desde la presencia de obras cuya materialidad —perecedera en esencia pero cargada de significado— es exaltada y perpetuada a lo largo del tiempo. En manos de Dueñas, el material inanimado que conserva las huellas de su pasado es imbuido de una vitalidad renovada para referirse a la grandeza de la vida. Cardoso, por el contrario, revela el potencial estético y a veces perturbador de los materiales biológicos y del común para hablar sobre la evolución, los ciclos de la vida y la muerte.

 Paula Bossa

-