2017 – TIMELINE | Entre memoria y conciencia

7

Casas Riegner se complace en anunciar la apertura de Entre memoria y conciencia, la cuarta muestra del proyecto expositivo TIMELINE. Conformada por obras inéditas de Beatriz González y Alex Rodríguez, y una selección de obras históricas de Adolfo Bernal, la exposición pone en escena tres cuerpos de trabajo que, de diversas maneras, encarnan miradas críticas sobre la realidad. Operando como vehículos de concientización, las obras exhibidas rememoran acontecimientos recientes y episodios históricos de gran relevancia social y política para la actualidad, ratificando su eficacia como formas de conocimiento que educan, informan, afectan y desmitifican. En concordancia con los lineamientos de TIMELINE, esta exposición recoge momentos específicos de las prácticas de los tres artistas presentados por primera vez en el contexto de la galería. Dichos instantes han sido construidos y articulados en el ejercicio de una revisión cuidadosa de la práctica de cada uno, con el fin de esbozar nuevos cruces conceptuales entre los artistas y propiciar nuevas lecturas de sus obras.

Entre memoria y conciencia se construye alrededor de la idea de concientización del teórico y educador brasileño Paulo Freire quien, al equiparar dicha noción con desmitificación y libertad, afirma que esta es la mirada más crítica posible de la realidad. Beatriz González, Adolfo Bernal y Alex Rodríguez, tres artistas y educadores con pedagogías muy particulares, crean obras que cobijan o contienen una crítica socio-política —en ciertos casos explícita en otros silenciosa— de sucesos recientes o pasados que han marcado la realidad colombiana. Su aguda conciencia o comportamiento transformador frente al medio que los envuelve[1] se filtra en su trabajo, generando obras que al aterrizarnos y estremecernos, apuntan a la posibilidad de un mundo más humano. Adicionalmente, cabe recalcar que los tres artistas se valen del papel como soporte principal y recurren a diversas técnicas de impresión como la serigrafía, la impresión tipográfica y digital gracias a su inmediatez, practicidad y eficacia como herramienta de comunicación visual.

La reiteración apremiante de imágenes que evocan la dramática realidad colombiana, marca los últimos treinta y cinco años de la producción artística de Beatriz González (Bucaramanga, 1938). El recurso de la repetición como estrategia visual y símbolo reparador, de la mano de la creación de imágenes esquematizadas extraídas de la reportería gráfica documentando el desplazamiento forzado de miles de colombianos viviendo en las fronteras entre Colombia y Venezuela, caracteriza Siluetas al detal, la serie más reciente de la artista. En ella, González reclama el recuerdo de la tragedia de hombres y mujeres que cargando sus enseres, se ven obligados a abandonar sus hogares. De gran impacto visual debido a su simplicidad formal y carácter anónimo, estos íconos de dolor, al rememorar el éxodo de miles de colombianos, adquieren resonancia con la actual crisis enfrentada por millones de refugiados Sirios. Una a una, las siluetas desaparecerán de ese soporte amarillo, dejando en él solo un vestigio de su trágica vivencia. Sus imágenes, repetidas cientos de veces, serán fijadas en la memoria de quienes las contemplan, activando reflexiones en torno a la humanidad.

Adolfo Bernal (Medellín, 1954-2008) buscó acercar el arte a la vida. Deseoso de ofrecer experiencias sensoriales e intelectuales a la gente común, Bernal se apropió del espacio urbano constituyendo una práctica artística efímera, fundamentada en el diseño gráfico, la comunicación social, la poesía, el cine y el grafiti. Dichos intereses, en conjunto con su fascinación por la ciudad y una constante reflexión personal, orientaron su mirada plástica hacia nuevos interrogantes y espacios, logrando desarrollar un cuerpo de trabajo único de carácter experimental que anunció, junto con aportes de otros artistas, el avenir del arte contemporáneo en Colombia. Si bien la producción artística de Bernal inicia en 1974, la obra exhibida se concentra en un cuerpo de trabajo desarrollado a lo largo de la década de los años ochenta, época en la que se destacan sus intervenciones urbanas realizadas principalmente en Medellín y sus cerros tutelares. Observadas hoy con distancia histórica, las acciones efímeras —cuya documentación fue exhibida por primera vez en la única exposición retrospectiva del artista presentada en el marco del Encuentro Internacional Medellín MDE07[2]— se perciben contundentes y presagiadoras no solo por las circunstancias socio-políticas que envolvían a Medellín y al resto del país en esa época, sino también por sus planteamientos artísticos novedosos.

Desde su práctica artística, Alex Rodríguez (Cali, 1981) devela aquella realidad que con frecuencia las estructuras dominantes de poder se empeñan en disimular. Tres lugares antes del sueño, una video instalación realizada con el Colectivo Arte y Paz Universidad del Cauca —conformado por docentes, egresados, estudiantes, artistas y reincorporados de tres zonas veredales del Cauca— recoge vivencias y pensamientos de una colectividad que se erige gracias a la convicción del poder reparador del arte y la apertura y sensibilidad al “otro”. Hecha a partir de serigrafías, libros encontrados, cuadernos intervenidos con dibujos y un video, la instalación no solo evidencia la extrema complejidad del proceso del posconflicto, sino que también nos proporciona indicios sobre la idiosincrasia e ideología de una comunidad en estado de transición que, durante años se ha visto con distancia y desafecto. Las memorias de las “brigadas humanitarias en artes” son complementadas con Atlas Indultado, un video que documenta campesinos, indígenas y afro descendientes excombatientes de la zona veredal de Buenos Aires transportando materiales de construcción; al igual que Atlas, el joven titán de la mitología griega, los excombatientes cargan el peso de su pasado mientras que con él a cuestas construyen su futuro.

La conciencia, según Ernani Maria Fiori, es esa capacidad que el hombre tiene de distanciarse de las cosas para hacerlas presentes. Beatriz González, Adolfo Bernal y Alex Rodríguez, tres observadores escrupulosos de su contexto, se valen de medios tan sencillos como el dibujo, el papel, la luz y la palabra, entre otros, para crear obras de gran contundencia que aunque presentan sucesos o circunstancias de tragedia y gran complejidad, logran abordarlos desde una reflexión profunda confirmando su gran compromiso con la vida y la humanidad.

                                                                                                                                   Paula Bossa

[1] Fiori, Ernani Maria. Aprender a decir su palabra, el método de alfabetización del profesor Paulo Freire. Proyecto Ensayo Hispánico, 1997-2015.Web. Nov. 1,2017.

[2] La curaduría de la retrospectiva de Adolfo Bernal realizada en el Museo de Antioquia de Medellín en 2007, estuvo a cargo de José Roca.

-